fbpx
Menú
No hay productos en el carrito
ENVÍO GRATUITO A PENÍNSULA EN 24HS
SUSCRÍBETE Y RECIBE UN 10% DE DESCUENTO EN TU PRIMERA COMPRA
MUESTRAS GRATIS CON CADA PEDIDO

ACTITUD, DIVINO TESORO

El domingo que viene, 1 de Abril, cumplo años. Sin ánimos de ponerme melancólica ni dramática, puedo decir que éste es el último artículo que escribo con la edad que tengo ahora, 40 años.

 

Siempre he pensado que deberíamos celebrar nuestro cumpleaños tal y como celebramos el año nuevo; con nuestras mejores galas, champán, cotillón y bien acompañadas. Y es que es el día de nuestro cumpleaños en el que podemos afirmar que empezamos un nuevo año, o no?

 

Este año aprovecharé este artículo para hacer una reflexión acerca del paso del tiempo y lo que significa para nuestro aspecto físico.

 

Hay personas que odian decir su edad, celebrar su cumpleaños o que les recuerden de qué generación son. Yo me encuentro más bien en el otro grupo; pocas cosas me gustan más que celebrar cumpleaños (tanto propios como ajenos), llevo mis años con alegría y creo que con cuanta mayor naturalidad aceptes el paso del tiempo, mejor se portará el tiempo contigo también.

 

Amelia, una clienta y amiga, es una de las personas más jóvenes que conozco a pesar de haber cumplido ya el medio siglo. Es la energía, la actitud y las ganas de vivir, no los años, las que determinan la edad que tienes. Hay personas mayores de veintipocos años al igual que conozco personas de muy avanzada edad con mucha pasión por la vida. Actitud, divino tesoro.

 

El año pasado, cuando cambié de década, mi marido Albert me organizó una fiesta sorpresa (la de la foto de abajo) con todos mis amigos y familia más cercana. Me contaron después que tanto mi madre como mi tía fueron dos de las primeras en apuntarse, aún sabiendo que no vivimos en la misma ciudad. Las que más alegría le pusieron, las que hincharon globos y repartieron confetti desde primera hora de la tarde. Para mí, toda una lección de vida y el tipo de persona en la que me gustaría convertirme con el paso de los años. Creo que es la actitud y no el aspecto físico, lo que queda siempre en nuestros recuerdos.

 

Estoy convencida de que es un acto de amor propio el aceptar los años que tienes con el orgullo de haberlos vivido como has querido. La física lleva en el planeta tierra muchos más años que cualquier ser humano y la ley de gravedad es una ciencia casi exacta. Es normal que yo no pueda tener la piel tan firme ni tan lisa como mi sobrina de veinte años pero puede que a mi sobrina le gustaría tener la seguridad que tiene alguien como yo que le dobla la edad.

 

Cada día, cuándo me miro al espejo, no me lamento por las arrugas ni la flaccidez de mi rostro o cuerpo si no que pienso en disfrutar de lo que veo mientras me dure y decirle a mi propio reflejo ¡olé, lo que se va esta mañana a la calle!

 

 

Si pudiera hacer una lista de deseos con las tres cosas de LA MIÜK que me gustaría auto-regalarme por mi cumpleaños, sería una decisión terriblemente difícil pero aquí te mando una de mis muchas propuestas a ver qué te parece:

 

// El Beautyblender Red Carpet. Yo soy de las que no se sabe maquillar sin el beautyblender. A mi me gusta que mi maquillaje tenga un efecto natural y es por eso que esta esponjita casi mágica me ayuda a difuminar contornos, corregir colores, aplicar la base y el colorete; creo que es de gran ayuda tanto para las que no nos sabemos maquillar demasiado bien (como ocurre en mi caso) como para las profesionales que saben exactamente lo que hacen. Elijo el rojo por que es uno de mis colores favoritos y me resulta mucho más fácil de encontrarlo dentro de mi bolsa de maquillaje.

 

// El Body Scrub de la marca orgánica Susanne Kaufmann. Contrariamente a lo que yo pensaba, no es sólo la cara la que va mostrando el paso de los años. Si no sabes a qué me refiero, mírate las rodillas y verás que los contornos que antes te marcaban la diferencia entre el muslo superior e inferior han desaparecido, dando lugar a una rodilla con una forma peculiar, por ponerlo de forma diplomática. Para mÍ es imprescindible la exfoliación corporal con el fin de librarme de las células muertas y activar la circulación. Una vez a la semana me encierro en el cuarto de baño y me aplico este exfoliante corporal en seco y con movimientos ascendentes. El resultado es muy parecido al de la piel que tenía hace diez años, más firme y elástica.

 

// Por último, y ya que soñar no cuesta dinero, me autoregalaría el aceite de Kjaer Weis The Beautiful Oil. Creo que es un secreto a voces lo mucho que me gusta este aceite y el efecto tan transformativo que tiene en la piel. Hidrata, nutre, regenera y da una luminosidad impresionante. El hecho de que venga en un envase precioso y que dura una eternidad también los considero dos puntos muy relevantes. El producto que me llevaría a una isla desierta si sólo me pudiera llevar uno.

 

Y tú, ¿qué productos te autoregalarías o te gustaría que te regalasen en tu cumpleaños? ¿Qué piensas de cumplir años y de la edad que tienes? ¿Qué sueños te gustaría ver cumplidos antes de tu siguiente aniversario?

 

Como siempre, me encantaría que lo compartieras conmigo… Escríbeme a hola@lamiuk.com para contarme qué cosas te hacen feliz de cumplir años. También si tienes cualquier duda o te apetece charlar un rato.

 

Gracias por acompañarme en un día tan especial. No tardes, que te he guardado un trozo de tarta..

 

Un beso,

Mónica

SaveSave

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
POSTS RELACIONADOS

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar Productos