fbpx
Menú
No hay productos en el carrito
ENVÍO GRATUITO A PENÍNSULA EN 24HS
SUSCRÍBETE Y RECIBE UN 10% DE DESCUENTO EN TU PRIMERA COMPRA
MUESTRAS GRATIS CON CADA PEDIDO

ANTES QUE ANOCHEZCA. MI RUTINA NOCTURNA

Sí, reconozco haber tomado el título del artículo de hoy de una película que Julian Schnabel hizo hace unos años sobre el poeta cubano Reinaldo Arenas. Como todas sus películas, ésta también tenía algo melancólico y bonito a la vez cuando mostraba las imágenes de la puesta de sol en La Habana. Y es que, en realidad, las noches son siempre poéticas y especiales, ¿verdad?

 

Además, me iba como anillo al dedo para hablar de mi rutina nocturna. Si la semana pasada te contaba qué productos utilizaba y en qué orden nada más levantarme, hoy escribiré acerca de mi rutina nocturna.

 

Fíjate que el artículo de hoy se titula “Antes que anochezca” y no “Justo antes de meterme en la cama” por una razón: la mayoría de nosotras solemos realizar nuestra rutina nocturna en el último momento del día, justo antes de meternos en la cama y después de haber hecho más cosas durante el día de lo que humanamente es posible.

 

Y claro, el resultado es que estamos cansadas como monas, nos da una pereza criminal y lo único que queremos es acabar cuanto antes para alcanzar la posición horizontal. Así que nos lavamos la cara de cualquier manera al mismo tiempo que nos cepillamos los dientes o nos pasamos una toallita y listo; del tónico ni hablar que tengo que esperar hasta que se me seque y pierdo minutos de sueño; la crema utilizo la primera que veo en el baño porque como dicen que la piel se regenera por sí misma durante la noche, tampoco le hace tanta falta… no sé si te suena pero te aseguro que fué la forma en la que yo llevé a cabo mi rutina nocturna durante años.

 

Hasta que un buen día leí en no sé dónde que entre las 21h y las 23h es el período que nuestra piel considera que empieza la fase nocturna y el momento óptimo para la absorción de productos tópicos y regeneración del ADN, algo que me hizo pensar.

 

Así que ahora, en cuanto llego a casa por las noches y sé que no voy a volver a salir, justo después de ponerme la ropa de andar por casa me voy también al baño y me lavo la cara… ¡no sabes el gusto que me da estar viendo una serie o leyendo después de cenar y acordarme que ya tengo la cara limpia!!

 

La otra ventaja de llevar a cabo mi rutina nocturna cuanto antes, es que le da tiempo a mi piel de absorber completamente los aceites que me gusta tanto usar por las noches y no dejar la mitad en la almohada.

 

Es un mito muy extendido el creer que la piel sólo se regenera, sólo “trabaja” o sólo respira durante la noche… la piel es un organismo vivo y al igual que el corazón o los pulmones, está activa durante las 24h del día.

 

Sin embargo, durante el día la piel está haciendo frente a otros factores externos como la polución, el estrés, los rayos solares, el frío, etc mientras que por la noche tiene la capacidad de poder concentrarse sin todas estas molestias.

 

Es parecido a una familia en la que una hermana es muy empollona y la otra una juerguista; cuando la empollona quiere estudiar y la juerguista está en la habitación de al lado con la música a todo volumen, el grado de concentración es menor mientras que cuando la juerguista no está en casa, la empollona aprende mucho más rápido porque se puede concentrar mucho mejor. Y tú, ¿eres del bando de las juerguistas o del de las empollonas..?

 

En cualquier caso, aquí te dejo mi rutina nocturna. Como ya te comenté la semana pasada, es más una guía de qué pasos seguir y en qué orden más que recomendaciones específicas sobre un producto. Lo que a mí me funciona puede que no te funcione a ti así que nadie mejor que tú para averiguarlo.

 

//Limpieza.

Por las noches no me libro de la doble limpieza. Y es que una cosa es desmaquillarse y otra es limpiarse la piel. Si te maquillas todos los días y únicamente te lavas la cara una vez por la noche, en realidad no te estás limpiando la piel.

Si no usas maquillaje a diario pero sí un producto con protector solar, igualmente deberías realizar la doble limpieza ya que los productos que contienen SPF están pensados para pegarse a la piel y así protegerla mejor, con lo que sucede algo similar a con el maquillaje.

Primero retírate toda la suciedad acumulada durante el día y después límpiate la piel. De hecho, es lo mismo que hacemos cuando nos lavamos el cabello; primero nos damos una champunada rápida para retirar la suciedad y es con la segunda champunada que realmente nos lavamos el pelo.

En la primera fase, yo siempre utilizo un aceite desmaquillante, el Natural Glow Cleansing Oil de Antonia Burrell o un bálsamo como el Grapeseed Butter Cleanser de Antipodes. Un producto con base oleosa siempre atrae mucho más fácilmente la grasa acumulada y los restos de maquillaje, por lo que resulta muchísimo más fácil eliminarlos sin necesidad de frotar. Para la segunda fase de la limpieza puedes usar perfectamente la limpiadora que uses por la mañana y es cuestión de gusto personal que sea en crema, el gel o en formato leche limpiadora.

 

 

 

 

//Tónico.

Al igual que con la limpiadora, el tónico que uses por la noche puede ser el mismo que utilizas por la mañana. A mí, sin embargo, me gusta más que el tónico de las mañanas sea fresco y el de las noches más reconfortante. Un favorito absoluto para usar en la rutina nocturna es el Hibistonic de Ami-Iyök porque su aroma a incienso y canela me hace empezar a soñar aún despierta con unas vacaciones en Marrakesch…

 

//Aceite facial.

Yo soy una fan absoluta de los aceites faciales (y corporales) porque hidratan y nutren la piel muchísimo y la suavizan como pocos otros productos son capaces de hacer. Cuando tengo la piel todavía ligeramente húmeda (que no mojada) del tónico, me aplico unas gotas de aceite facial y lo masajeo muy bien por toda la cara. De esta manera, se absorbe mucho mejor y penetra más rápidamente.

La mayoría de los aceites faciales se pueden masajear también en la zona del contorno de los ojos pero siempre es mejor leer las recomendaciones de la marca por si hubiera alguna contraindicación al respecto.

Es un secreto a voces lo mucho que me gusta The Beautiful Oil de Kjaer Weis por ser la mezcla perfecta de aceite de rosa mosqueta, aceite de jojoba, aceite de oliva y aceite de almendras dulces.

Sin embargo, existen otros aceites excelentes también como el Divine Face Oil de Antipodes , muy rico en aceite de aguacate y perfecto para los signos visibles del paso del tiempo o el Perfecting Facial Oil de Nuori, de textura ligerísima y muy rico en aceite de onagra.

Si tienes la piel grasa o mixta, no tengas miedo en usar un aceite facial pero asegúrate que sea el indicado para tu tipo de piel como el Face Oil Line F de Susanne Kaufmann, un aceite en seco que nutre en profundidad pero no aporta absolutamente ninguna grasa a las pieles mixtas y/o grasas.

 

 

Si no te gustan los aceites faciales, en este paso deberías usar el serum que utilizas por las mañanas o uno diferente dependiendo de las necesidades de tu piel y de tu presupuesto.

 

Ahora que aún estamos en Otoño y todavía no hace mucho frío, me suele ser suficiente con aplicar el aceite facial únicamente, siempre que su composición sea lo bastante rica. Más adelante, añadiré una crema regenerante por encima y una crema de ojos también para proteger a la piel de las inclemencias del invierno pero por ahora disfruto con esta rutina nocturna breve pero intensa.

 

Otro gran aliado de la rutina nocturna son las mascarillas, de las cuales te hablaré en el artículo de la semana que viene para saber cuales son los tipos, qué diferencias existen entre ellas y cuál es la que más le conviene a tu tipo de piel.

 

Hasta entonces, estaré encantada de recibir cualquier comentario, sugerencia o pregunta acerca de tu rutina diurna/nocturna o cualquier otro tema sobre el que tengas dudas.

Escríbeme a hola@lamiuk.com y ¡charlemos un rato!

 

Y ya estamos en Octubre… otro año que se ha echado a correr!

 

Gracias por leerme.

 

Un beso,

 

Mónica

 

 

 

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
POSTS RELACIONADOS

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar Productos