fbpx
Menú
No hay productos en el carrito
ENVÍO GRATUITO A PENÍNSULA EN 24HS
SUSCRÍBETE Y RECIBE UN 10% DE DESCUENTO EN TU PRIMERA COMPRA
MUESTRAS GRATIS CON CADA PEDIDO

COLORÍN, COLORADO… COLORETE!

Qué día mejor que el de hoy, 14 de Febrero, para hablar de relaciones, ¿verdad?

Aprovechando que en el mes de Febrero celebramos el mes del maquillaje en LA MIÜK- The Skincare Boutique, hoy me gustaría hablarte de la relación que tengo con él. Nuestros comienzos, nuestra fase de enamoramiento y en qué punto nos encontramos ahora mismo.

 

¿Qué es eso..?

 

Muchas de vosotras tendréis el recuerdo de ver a vuestras madres o abuelas aplicándose sombras de ojos o barras de labios delante del espejo. Incluso a algunas afortunadas os habrán dejado jugar con ellas mucho antes de que pudierais utilizarlas en público. Puede que vuestra historia, de amor o desamor, con el maquillaje hubiera comenzado en uno de esos instantes. Yo lo recuerdo de forma un poco diferente.

 

Lo mío fué un flechazo. De esos que te dejan sin palabras y que te cambian la vida. Yo tenía una compañera de colegio que era muy avanzada para su edad, decían que por influencia de las tres hermanas mucho más mayores que tenía. Un día al acabar la clase de gimnasia nos estábamos cambiando de ropa cuando ella sacó de su mochila un estuche compacto. Era de color verde oscuro y brillaba mucho. Enfrente del espejo, mi compañera se aplicó parte del contenido y pude ver cómo le cambiaba, literalmente, la cara.

 

No había rastro de las rojeces ni el sudor que todas teníamos. Su piel estaba lisa, sin brillos y con un precioso tono dorado. Lo único que salió de mi boca en ese momento fué ¿qué es eso..? Ese momento supuso uno de los primeros flechazos de mi vida.

 

El enamoramiento

 

Después del flechazo inicial, empecé una relación de enamoramiento que dura hasta hoy. Aunque como toda relación, tuvo sus altos y su bajos. En la adolescencia me empeñaba en querer probarlo todo; las sombras más atrevidas, los colores más chillones. Le siguió una fase de desencanto en la que pasar tiempo maquillándose me parecía superfluo e innecesario, aunque por suerte no me duró mucho. Vino entonces la fase de querer ser como alguien más y eso incluía intentar copiar el maquillaje que llevaba esa persona… alguna fan más de Alexa Chung en la sala?

 

Hoy en día, pienso en el maquillaje como en la ropa. Así como no llevo la misma ropa cada día y siempre depende de mi estado de ánimo el ponerme una cosa más atrevida o más formal, igual sucede con el maquillaje. Hay días que me apetece llevar un rojo chillón en los labios y otros sombra púrpura en los ojos, no hay dos días iguales y por eso mi maquillaje tampoco es nunca exactamente igual al del día anterior.

 

En cualquier caso, el maquillaje que más me gusta es el que me ayuda a conseguir una versión mejorada de mi misma. El que me favorece pero no me cambia. El que es al mismo tiempo carta de presentación y arma de seducción. Natural pero sofisticado al mismo tiempo.

 

 

La isla desierta

 

¿Sabes la típica pregunta que se suele leer en algunas publicaciones de qué tres productos te llevarías a una isla desierta? Y si fuera solamente uno de maquillaje, ¿cuál crees que elegirías tu?

 

La mayoría de las personas responden que sería la máscara de pestañas y lo entiendo perfectamente. Ningún otro producto aislado puede cambiar tanto tu cara como una buena capa de rímel. Define los ojos, resalta su color, intensifica la mirada y se puede usar también como producto para definir las cejas en un momento dado e incluso para cubrir canas! Sin embargo, no sería el producto que yo me llevaría.

 

Yo no puedo vivir sin el colorete. Quizá por que tengo poco color en la cara y demasiado en las ojeras pero yo no puedo salir a la calle sin una buena dosis de color en las mejillas. Hace que parezca más joven, más descansada y más alegre.

 

El colorete, además, me recuerda a los momentos en que te ríes hasta ponerte roja, los que cantas a pleno pulmón o en los que te sonrojas por que alguien te dice algo bonito.

 

Me encantaría saber qué producto elegirías tú… solo vale uno! Escríbeme a hola@lamiuk.com y charlemos un rato de cómo sobreviviríamos en una isla desierta con colorete o máscara de pestañas pero sin comida…

 

¡Gracias por tu compañía y gracias por leerme!

 

Un beso,

 

Mónica

SaveSaveSaveSaveSaveSave

SaveSave

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
POSTS RELACIONADOS

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar Productos