fbpx

ACEITES NATURALES PARA EL CABELLO

Los aceites capilares naturales son el producto esencial de cuidado para mantener el cabello sano, fuerte y brillante. Los aceites capilares naturales también son imprescindibles para cuidar de los cabellos teñidos y mantener el color sano y lustroso por mucho más tiempo.

Existen cientos de productos para cuidar la salud de tu melena pero está comprobado que los aceites capilares naturales son los que, gracias a su composición, consiguen penetrar mejor en la fibra del cabello. Puede que al principio nos pueda parecer un poco extraño adoptar aceites capilares naturales en nuestra rutina de cuidados para el cabello puesto que la mayoría de las personas luchamos por justamente lo contrario, por librarnos de la grasa en el pelo, pero aquí estamos hablando de aceites de tratamiento y usarlos de forma habitual cambiará la salud de nuestro cabello.

Algunas de las principales ventajas de los aceites capilares naturales son estas: los aceites capilares naturales son un gran lubricante para el cabello, haciendo que el cepillado sea mucho más suave y, por tanto, se produzca mucha menos rotura de las fibras capilares; los aceites capilares naturales también son perfectos para sellar la cutícula del cabello y evitar las antiestéticas puntas abiertas; por último pero no por ello menos importante, los aceites capilares naturales también son el mejor protector del cabello contra el calor excesivo de los secadores, las planchas y demás utensilios de estilismo.

A la hora de la aplicación, el factor más importante a tener en cuenta cuando usamos aceites capilares naturales es repartirlo bien por todo el cabello, incidiendo más en la zona del largo y las puntas. Si lo que buscas es un cabello fuerte, sano y bonito, los aceites capilares naturales son la solución.

 

ACEITES DE LAVANDA PARA EL PELO

 

Los aceites de lavanda para el pelo son los más indicados entre todos los que existen hoy en día para el cuidado del cabello por diversas razones. Los aceites de lavanda para el pelo promueven el crecimiento del pelo y está comprobado que, además, lo vuelven más sano y resistente, algo que deseamos todos aunque no tengamos problema de alopecia ni de caída frecuente.

Los aceites de lavanda para el pelo también son antibacterianos, quiere decir que evitan la formación y propagación de bacterias que pueden dar como resultado un cuero cabelludo sensibilizado o con caspa. Por la misma razón, los aceites de lavanda para el pelo también protegen de la proliferación de piojos o liendres, tan comunes en la edad infantil.

Los aceites de lavanda para el pelo tienen también una potente acción antiinflamatoria y por eso resulta tan recomendable su uso si nos teñimos el pelo con frecuencia o sometemos a nuestro cabello a otros procesos químicos. Por último, pero no por ello menos importante, los aceites de lavanda para el pelo tienen un efecto calmante sobre las miles de terminaciones nerviosas que tenemos en la cabeza y nos aportan serenidad, lo cual se acaba reflejando también en la salud de nuestro cabello.