fbpx
Menú
No hay productos en el carrito
ENVÍO GRATUITO A PENÍNSULA EN 24HS
SUSCRÍBETE Y RECIBE UN 10% DE DESCUENTO EN TU PRIMERA COMPRA
MUESTRAS GRATIS CON CADA PEDIDO

HABLEMOS SOBRE LA ROSÁCEA

El artículo de hoy tratará sobre la rosácea, cuáles son sus causas, qué cosas no le convienen y qué tratamiento es el mejor para calmar ese fuego que a veces te aparece en las mejillas

 

La rosácea es una condición crónica de la piel. Produce eritema (enrojecimiento) en la parte central de la cara (mejillas, nariz, frente y mentón) y suele afectar a más mujeres que a hombres. También afecta en mayor proporción a las personas con la piel clara y con tendencia a tenerla sensible. Lo más común es que aparezca en la edad adulta y puede venir acompañada de granos (rosácea acnéica) o no.

 

Existen varios tipos de rosácea (hay cuatro clases reconocidas) pero la más común es la conocida como cuperosis. En la capa más superficial de la piel, la epidermis, tenemos una gran cantidad de vasos sanguíneos por toda su superficie. Cuando éstos se dilatan, se produce un enrojecimiento de la zona que se puede extender hasta el cuello. La mayoría de las veces va acompañada de un sentimiento de ardor muy fuerte y otras también de picor e incluso descamación.

 

En la mayoría de los casos, la rosácea no responde a ninguna patología subyacente si no que aparece lenta y progresivamente. Digamos que es totalmente imprevisible.

 

Todos conocemos a alguien, familiar o amigo, que tiene un carácter explosivo e impredecible, verdad? No sabes por qué pero hay veces que incluso el comentario más inocente les provoca una reacción desmedida. Intentas ir con cuidado y no provocarle un ataque de ira pero cuando menos te lo esperas, ya está montando una bronca de nuevo… pues algo parecido pasa con la rosácea. A pesar de que es totalmente impredecible, existen muchas pautas que podemos adoptar para no provocarla, además de seguir una rutina de cuidados con el fin de calmarla y que no nos quite, literalmente, los colores.

 

Los factores más comunes causantes de la rosácea son:

 

-Genética. A veces no sólo heredamos unos ojos o unas piernas bonitas de nuestros padres si no también afecciones de la piel como la rosácea. Fijate si algún miembro de tu familia la padece y sabrás por qué te ha tocado.

 

-Cambios bruscos de temperatura. Las situaciones en las que más se dilatan nuestros vasos sanguíneos, pueden ser las causantes de que tengamos rosácea. Puede ser que estemos sometidos a cambios muy bruscos de temperatura ambiental (mucho frío en el exterior y mucho calor en el interior) o que estemos constantemente cerca de una fuente de calor como una calefacción o una chimenea.

 

-Cambios hormonales. Desgraciadamente, ya vuelvo yo a sacar el tema de las hormonas que tanto tiene que ver con la calidad de nuestra piel.. la rosácea también se ve determinada en muchos casos por cambios hormonales bruscos generalmente de la adolescencia o la perimenopausia.

 

-Ansiedad y estrés. Soy consciente de que una cosa es decir que te relajes y otra muy diferente es que consigas hacerlo; casi todas llevamos vidas bastante ajetreadas con mil cosas a las que atender pero si padeces rosácea, necesitas hacerlo por la salud de tu piel.

 

-Alimentación no adecuada. A la rosácea no le gustan los extremos, las comidas muy picantes, los quesos muy curados ni el vino tinto así que si no puedes evitarlos, haz que sean el capricho de un día y no parte de tu dieta diaria.

 

-Alteración de la barrera cutánea. Cuando utilizamos cosméticos demasiado agresivos (todas sabemos lo mucho que frotamos algunos exfoliantes, o no?), no nos limpiamos bien la piel o los productos que utilizamos contienen detergentes o sulfatos, estaremos alterando la barrera cutánea y provocando la aparición de la rosácea.

 

Teniendo en cuenta que hasta un 82% de las personas que padecen rosácea tienen también la piel sensible, piensa en tratarla buscando siempre el equilibrio y la tranquilidad. Piensa en tu piel como si fuera un pañuelo de seda muy querido y no la pongas a prueba, cuídala siempre con mimo incluso en las épocas buenas en las que te parece tener la rosácea bajo control.

 

A continuación te hablo de los siete factores más importantes a tener en cuenta, las siete pautas principales de tu rutina para conseguir tener a la rosácea bajo control.

 

-Limpieza. Lávate la cara con cuidado, sin frotar ni usar productos que contengan sulfatos o detergentes agresivos. Elige una limpiadora efectiva pero suave y evita las que contengan fragancia artificial o las que hacen espuma (vuelven la piel demasiado alcalina, lo cual la desestabiliza). Un buen ejemplo es el gel limpiador ultrasuave de Grown Alchemist, que limpia con suavidad pero de forma efectiva al mismo tiempo que calma la piel.

 

-Maquillaje. Evita usar maquillajes muy sintéticos, de larga duración o los que cuesta retirar. Si a la hora de desmaquillarte necesitas frotar mucho la piel, considera cambiar tus productos por versiones más naturales ya que no se te adhieren tanto a la piel. RMS Beauty o Kjaer Weis hacen productos excepcionales, orgánicos y de larga duración.

 

-Exfoliación. Por favor, ¡olvídate de la exfoliación física! Todo lo que suponga ejercer fricción sobre la piel, es desaconsejable si sufres rosácea. Elige mejor un exfoliante enzimático como el Enzyme Peel de Susanne Kaufmann que, además, tiene un efecto refrescante y descongestionante en la piel.

 

-Tónico. Evita los tónicos que contengan alcohol y todo lo que lleve la etiqueta de astringente o incluso agua de hamamelis por que a pesar de ser un ingrediente natural, tiene propiedades astringentes y no va nada bien para la rosácea. Opta por un tónico que contenga una alta dosis de aloe vera como el Vital Unifier de Nuori.

 

-Serum. El serum es el producto más concentrado y con la mayor concentración de ingredientes activos de tu rutina y el que tiene que responder a tu preocupación principal. Asegúrate de que el que uses esté especialmente pensado para tratar la rosácea como el Active Agent Concentrate Couperose de Susanne Kaufmann, que disminuye el color y la sensación de ardor que acompaña a la rosácea.

 

-Hidratación. Incluso si sufres de rosácea acnéica, es importante que mantengas la piel bien hidratada. La inclusión de la vitamina A en personas que padecen rosácea ha mostrado una gran mejora en varios estudios dermatológicos; lo bueno es que no sólo beneficiará a la rosácea si no también te ayudará a combatir los primeros signos de la edad. La Day Cream de Verso Skincare contiene, además, una alta dosis de niacinamida (o vitamina B3) que también tiene efectos positivos sobre la rosácea.

 

-Protección solar. Si sufres de rosácea, asegúrate de que siempre te aplicas protección solar ya que los rayos ultravioleta y las altas temperaturas son dos de los factores que pueden desencadenar eritema en la piel. Si te da pereza aplicarlo con frecuencia, elige un formato que sea cómodo, práctico y que puedas llevar siempre contigo en el bolso como el Set+Protect Micro Mist de Soleil Toujours.

 

 

Espero que este artículo te pueda ayudar a entender un poco más las causas, las características y las pautas que debes de seguir si sufres de rosácea. Entiendo que puede resultar incómoda y antiestética pero en realidad no lo es. Simplemente es una piel muy sensible que quiere que la traten de forma un poco diferente, más delicada.

 

Recuerda siempre que con o sin rosácea, eres preciosa.

 

Si todavía te quedan preguntas o te apetece hablar un poco más sobre la rosácea o cualquier otro tema, por favor no dudes en escribirme a hola@lamiuk.com

 

¡Gracias por acudir a nuestra cita semanal!

 

Un beso,

 

Mónica

 

 

 

SaveSave

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
POSTS RELACIONADOS

3 comentarios en “HABLEMOS SOBRE LA ROSÁCEA”

  1. Un artículo muy interesante pues parece que este problema no es tan importante y es difícil encontrar productos que lo traten. Para mi el tema es escoger pues hay distintos temas que te preocupan por tu piel y es difícil a que dar prioridad. Por ejemplo, te preocupan las arrugas, la flacidez, las manchas, la luminosidad de la piel, la hidratación y la rosácea. ¿Qué productos escoges?

    Gracias por toda la información

    • Hola Montse!

      Mil gracias por leerme y por tu comentario. Entiendo que cuando tienes que atender a distintas preocupaciones, es difícil saber por dónde empezar. La regla de oro es comenzar a tratar siempre dependiendo del grado de sensibilidad, quiere decir que en el caso que me comentas, lo fundamental es tratar primero la rosácea y la falta de hidratación para pasar después a tratar todo lo demás.

      ¿Por qué? Simplemente por que una piel agredida y sensibilizada (con rosácea, dermatitis atópica, eczema, acné, etc..) no va a responder a ningún otro tratamiento que le apliques hasta que no consigas calmarla. Igualmente una piel deshidratada no responderá bien a nada hasta que no le calmes la sed. Tu piensa que para que los tratamientos para arrugas, flacidez o manchas sean realmente efectivos, has de lograr primero que tu piel esté en equilibrio. Yo siempre lo comparo con un niño que está teniendo una rabieta; de nada sirve que intentes razonar con él hasta que no se calme y te escuche. Pues algo parecido pasa con tu piel. Asegúrate primero de tratar las cosas que hacen que se muestre sensible o irritable; una vez calmada, la piel te responderá de forma mucho más efectiva a cualquier cosa que le apliques.

      En cualquier caso, el uso de un derivado de la vitamina A (que se encuentra en todos los productos de Verso), es efectivo para la rosácea y combate al mismo tiempo muchas de tus otras preocupaciones tales como las manchas, la falta de luminosidad y las arrugas. Son productos muy efectivos y que harán que notes los resultados en muy poco tiempo sin los efectos adversos asociados con el uso de un retinol tópico. Además, los productos de Verso NO son fotosensibles, por lo que los puedes aplicar perfectamente en la temporada de verano sin miedo a que te salgan manchas.

      Montse, espero haberte podido ayudar a aclararte un poco. De todas formas, si todavía tienes preguntas por favor no dudes en escribirme a hola@lamiuk.com y estaré encantada de hablar contigo un rato!

      Un beso,

      Mónica

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar Productos