fbpx
Menú
No hay productos en el carrito
ENVÍO GRATUITO A PENÍNSULA EN 24HS
SUSCRÍBETE Y RECIBE UN 10% DE DESCUENTO EN TU PRIMERA COMPRA
MUESTRAS GRATIS CON CADA PEDIDO

LA GUÍA DEFINITIVA PARA LIBRARTE DEL ACNÉ

Hola guapísima,

 

Estarás de acuerdo conmigo en que el acné es una de esas cosas que, simplemente, no debería existir. Cuando era pequeña y mi madre me hacía comer cosas que odiaba (las lentejas, por ejemplo), siempre se me ocurría pensar quién las había inventado y por qué tenían que existir, aparte de para hacerme la vida imposible y crear interminables discusiones a la hora de comer.

 

Con el tiempo, empecé a apreciar las lentejas por sus otras cualidades; excelente fuente de hierro y uno de los platos más reconfortantes que existen cuando hace frío fuera. Lo que nunca llegué a entender, y sigo sin hacerlo, es la razón por la que existe el acné de cualquier tipo. Me puedes dar todas las explicaciones biológicas que quieras, de verdad que las entiendo, pero yo sigo con mi pataleta infantil de pensar que el acné es algo absurdo e innecesario.

 

En el artículo de hoy hablaremos de cómo reconocer los diferentes tipos de acné y qué hacer para solucionar el problema. Y con acné no me refiero únicamente a la explosión de granos que te salen en la pubertad y te cubren toda la cara justo cuando necesitas toda la autoestima del mundo; también a los granitos aislados que nos salen de vez en cuando en la frente, las mejillas o la barbilla y no sabemos qué hacer para que se vayan y no vuelvan nunca más.

 

1// Reconocer el área de acción. Una de las cosas más importantes para saber qué tipo de granos tienes y qué hacer para librarte de ellos, es saber en qué zona de la cara te salen. Como norma general, siempre piensa en la imagen del joker de Batman o un payaso que tiene una sonrisa muy exagerada pintada que va desde una sien hasta la otra pasando por la barbilla… si te salen granos en esta zona (laterales de la cara, barbilla, mentón..), seguramente la razón de los granos sea de tipo hormonal. Por otra parte, si te salen granos en mejillas, nariz o frente, seguramente se deberá a un exceso de grasa o acumulación de células cutáneas.

 

2// Reconocer el tipo de grano. Sí, ya sé que lo último que te apetece hacer es coger un espejo de varios aumentos y mirarte los granos pero es necesario para reconocer de qué tipo son y saber cómo actuar para eliminarlos. Si son granos de cabeza blanca, quiere decir que son una acumulación de grasa o células cutáneas muertas mientras que si son grandes, rojos y duelen, su origen es hormonal. El cortisol es un tipo de hormona que reacciona en situaciones de stress, causando inflamación y un exceso de sebo que se traduce en este tipo de granos. Los ciclos menstruales (sobre todo antes de que te baje la regla) también son culpables en muchos casos, ya que hacen que te bajen los niveles de estrógenos y te aumenten los de testosterona, que siempre viene acompañado de una sobreproducción de aceite.

 

Bueno, ahora que ya hemos reconocido el tipo de acné que tenemos, pasemos a ver qué cosas podemos hacer para eliminar los granos cuanto antes.

 

// Usa una limpiadora específica. Tanto si tienes acné hormonal como otro tipo de granos, lo más probable es que también tengas algún que otro punto negro repartido por la cara, que no son otra cosa que poros cutáneos taponados por aceite y células cutáneas muertas. Utiliza una limpiadora con una alta proporción en ácido acetilsalicílico como la Acné Deep Cleanse de la marca Verso; su acción anti-bacteriana no sólo eliminará los puntos negros y los granos de forma eficiente sino que ayudará a prevenir que te salgan otros nuevos.

 

 

// Exfolia menos pero mejor. Una piel con granos es una piel que está sensibilizada y lo menos que necesita en estos momentos es que la empieces a frotar enérgicamente como si estuvieras lavando una sartén con un Scotch-Brite. En vez de usar un exfoliante físico, utiliza un exfoliante químico a base de ácido de frutas como el Enzyme Peel de Susanne Kaufmann. Es un producto mucho más suave y a la vez más efectivo con las pieles acneicas y notarás los resultados desde la primera aplicación porque la piel estará más luminosa y mucho menos inflamada.

 

 

// Di no al Roaccutane. Yo soy la primera en decirte que vayas al dermatólogo si lo necesitas y sigas los consejos que te da pero si tienes acné severo y te aconseja usar Roaccutane (también conocido como Accutane), te pido que te informes sobre el tratamiento antes de empezar a usarlo y hagas caso a tu propio instinto. Además de sequedad crónica de piel y mucosas, su ingrediente principal está asociado con efectos colaterales muy serios en recién nacidos.

 

// Incluye un serum específico. Si quieres librarte de los granos, de cualquier tipo, lo antes posible y de forma eficaz, asegúrate que usas un serum específico para tratarlos. Es muy recomendable incluir en tu rutina un producto que contenga un derivado de la vitamina A como el Super Facial Serum de Verso porque está sobradamente comprobado que el retinol mejora notablemente las pieles con acné. Si prefieres un producto orgánico pero igualmente efectivo, el mejor para estos casos es el Stop-Spots de la marca Ami-Iyök. Contiene aceite del árbol del té, un ingrediente descubierto y conocido desde hace años por los aborígenes australianos por sus propiedades cicatrizantes y antibacterianas.

 

 

// Para un poco con el queso. Si eres de las que disfruta de comer ese tipo de quesos que tira para atrás nada más abrir la puerta de la nevera, intenta reducir su ingesta. Existen estudios que demuestran que la leche utilizada para hacer determinados tipos de quesos contienen un número muy elevado de un tipo de hormonas, los andrógenos, que pueden afectar a la formación de acné.

 

// ¡No te toques los granos! Es muy difícil no caer en la tentación, lo sé, pero tocarte los granos contribuye a esparcir el tipo de bacterias que los forman y puede dar lugar a que te salgan todavía más. Además, exprimirlos y eliminarlos de forma incorrecta, te dejará marcas y cicatrices en la piel muy difíciles de eliminar después.

 

// Cúbreme.  Si tienes una cita o un evento importante y no puedes esperar a que el/los granos te desaparezcan de forma natural, aplícate un poco de la limpiadora de Verso o el serum de Ami-Iyök con un bastoncillo para eliminar la rojez y a continuación cúbrelo con el corrector Un-Cover Up de RMS Beauty más adecuado a tu tono de piel.

 

 

Reconozco ser una de esas personas con suerte que nunca tuvo acné, tan sólo granos ocasionales, en la adolescencia pero aún hoy en día me salen de vez en cuando y siempre tengo que respirar hondo antes de actuar. Y es que como te comenté al principio, absolutamente nadie necesita ni los granos ni el acné en su vida pero lo bueno es que hoy en día tenemos más información y más armas que nunca para combatirlos eficientemente.

 

Ahora cuéntame tú ¿has tenido acné alguna vez? ¿te salen granos de vez en cuando? ¿qué haces para librarte de ellos? Me encantaría que compartieras tu experiencia.

 

Y si tienes cualquier duda o estás desesperada por encontrar el producto que te cambie la vida, tanto para el acné como para cualquier otra cosa, escríbeme a hola@lamiuk.com y hablemos un rato.

 

En cualquier caso, y como siempre, ¡mil gracias por leerme!

 

Un beso,

 

Mónica E. Alonso

 

 

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
POSTS RELACIONADOS

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar Productos