fbpx
Menú
No hay productos en el carrito
ENVÍO GRATUITO A PENÍNSULA EN 24HS
SUSCRÍBETE Y RECIBE UN 10% DE DESCUENTO EN TU PRIMERA COMPRA
MUESTRAS GRATIS CON CADA PEDIDO

MI MAQUILLAJE DE DIARIO: 5 PRODUCTOS EN 5 MINUTOS

Hablemos de las mañanas, ese momento mágico en el que comienza el día y un sinfín de posibilidades se abren ante tí cada día. ¿Qué pasará hoy? me pregunto yo muchas veces nada más abrir los ojos. ¿Será un día que recuerde para siempre o más bien de esos que prefiero olvidar rápidamente?

 

Lo que a mí me ocurre es que me cuesta horrores levantarme, soy la persona más perezosa del mundo cuando se trata de madrugar. Intenté todos los métodos, acepté todas las recomendaciones pero acabé por creer que es una cuestión de biorritmos. Y el mío, es definitivamente nocturno.

 

El problema de posponer el momento de salir de la cama es que después no tengo tiempo para hacer casi nada pero aún así quiero verme buena cara y arreglada así que con el tiempo perfeccioné un maquillaje de día de 5 minutos y empleando tan sólo 5 productos. En el artículo de hoy te cuento cómo salir de casa por las mañanas más rápido que el correcaminos.

 

Lo primero que hago al levantarme es irme directa a la ducha porque me ayuda a despejarme y me lavo la cara estando dentro con una limpiadora muy suave. Al salir me aplico el tónico, el serum y la crema hidratante que esté usando en ese momento. Dejo que la crema se absorba mientras me visto y me voy a desayunar.

 

Y entonces, es cuando sucede…. como una especie de Clark Kent convirtiéndose en Superman al entrar en la cabina de teléfonos, yo también consigo convertir mi cara de sueño en algo bastante aceptable. El maquillaje tiene ese maravilloso poder. Aquí te cuento cómo lo hago:

 

1// Base de maquillaje.

Envidio a las personas que no necesitan usarla a diario pero yo ya tengo una cierta edad (ejem, ejem) en la que me gusta aplicarla para unificar el tono, corregir pequeñas imperfecciones y difuminar un poco las ojeras. Yo uso la Cream Foundation en tono Lightness de Kjaer Weis y ¡no la cambio por nada del mundo! No uso un corrector específico para ojeras porque tengo la teoría de que cuanto más las intentas esconder y más productos aplicas en la zona, más se te acaban notando. Además, la base de maquillaje en crema de Kjaer Weis tiene la suficiente cobertura como para hacer de base de maquillaje+corrector dos en uno. Como cuando voy con prisa estoy bastante patosa (¿no te pasa a tí también que se te cae todo de las manos?), prefiero no aplicarme la base directamente con los dedos sino con la ayuda de una Beautyblender (ahora mismo tengo la roja, la Red Carpet Beautyblender); la humedezco ligeramente e impregno la base de maquillaje con ella y la extiendo por toda la cara, empezando desde el centro y llegando hasta las orejas y la raíz del pelo.

 

 

2// Cejas.

Ayy!! Cuántas veces no habré soñado yo con tener las cejas de Brooke Shields… la realidad, en cambio, son cuatro pelos finísimos y de un color tan claro que no se me ven hasta que las hago aparecer a golpe de pincel. Después de probar mil y un productos específicos para resaltar las cejas, seguí el consejo que me dió una vez una maquilladora profesional. Me contó que la forma más natural y duradera de darle un poco de vida a las cejas era hacerlo con una sombra de ojos así que lo probé y te aseguro que es un método infalible para que aunque no te conviertas en Brooke Shields, puedas por lo menos parecer su prima… Yo uso la sombra de ojos Trascend de Kjaer Weis, un tono a medio camino entre marrón rojizo y cobrizo que combina genial con mi tono de pelo. La aplico con la ayuda de la brocha Brow Brush, también de Kjaer Weis con la parte angulada y en pequeños movimientos ascendentes. A continuación aplico un poquito de laca en la parte del cepillo, lo paso por las cejas y ya están listas para aguantar todo el día.

 

 

3 // Colorete, sombra de ojos y brillo de labios.

Aquí de lo que se trata es de maximizar el tiempo y el número de productos que empleamos así que yo me apunto encantada a un tres por uno! Mi nuevo producto favorito es el All Over Color en el tono Ikura de Manasi7. Su textura es en crema pero compacta al mismo tiempo; no te deja la piel con brillos ni te desaparece a las dos horas sino que tiene una consistencia ligera pero que te aguanta todo el día (una de las sorpresas positivas que me llevé la primera vez que la probé) y el color es una preciosidad, un maravilloso rojo japonés. Lo curioso es que cuando lo quieres emplear como sombra de ojos, basta con aplicar una sola capa con los dedos y no te deja los párpados rojos sino con un gloss imperceptible que le da muchísima luminosidad a los ojos y que hace parecer que hayas dormido diez horas de un tirón. Como colorete sí que lo aplico de forma más intensa en la zona más carnosa de las mejillas (más o menos a la altura del medio del ojo) de forma ascendente hasta la sien. Es como dibujar una letra C en cada lado de la cara. Además, de esta forma ya no necesito aplicar iluminador en los pómulos, Ikura me aporta color y luminosidad en un sólo producto. A continuación, lo aplico también en los labios de forma más o menos intensa dependiendo del día que tenga; y es que hay veces que prefiero pasar desapercibida y otros, en cambio, ¡me comería el mundo!

 

 

4 // Máscara de pestañas.

Cierto que yo sin el colorete no puedo vivir pero el producto que creo que realmente marca la diferencia entre llevarlo o no puesto, es la máscara de pestañas. Aún es hoy el día que me la aplico y pienso “guau, ¿de dónde te han salido esos pestañones..?” Y es que en cuestión de rímel, más es siempre más; yo siempre quiero más definición, más volumen, más espesor, más longitud… en fin, creo que ya captas la idea y no me extrañaría que tú estuvieras en la misma situación que yo, por eso te animo a que pruebes la máscara de pestañas Obsidian de Manasi7, te aseguro que me lo agradecerás. Está inspirada en un tipo de carbón japonés que se emplea mucho en la cocina asiática porque posee propiedades purificantes. En una sola pasada te deposita pigmento desde la raíz hasta la punta de las pestañas, las separa y las alarga muchísimo; simplemente maravillosa.

 

 

5 // Polvos de acabado.

Este último paso es opcional. No me gusta que la piel de la cara se me vea mate sino jugosa y glowy así que dependiendo del tiempo que haga, de los productos que me haya aplicado antes de maquillarme y de otros factores como el sudor, el momento del mes en el que estemos (ya me entiendes lo que quiero decir), etc… siempre decido en el último momento si me quiero aplicar un polvo de acabado o no. O bien me decido por el Pressed Powder Translucent de Kjaer Weis, unos polvos de acabado translúcidos que ayudan a fijar el maquillaje sin aportar peso o bien por el dúo Cinnabar Mocha de Manasi7, dos tonos tierra que se pueden usar solos o combinados entre sí para los días en los que me veo muy pálida y me apetece darle un toque de color a la cara.

 

 

 

Lo mejor de todo es que solamente he empleado 5 minutos en maquillarme y el resultado es realmente aceptable. Sé que al leerlo parece mucho más pero te aseguro que tengo los pasos tan aprendidos que los conseguiría hacer hasta con los ojos cerrados.

 

¡Lo que yo no hago por cinco minutos más en la cama por la mañana!!

 

Y tú, ¿eres de las que se despierta más fresca que una lechuga o de las que necesita una grúa para levantarse todas las mañanas como yo? ¿Te maquillas todos los días? ¿Qué productos usas? Si te apetece compartirlo, soy toda oídos.

 

Si tienes cualquier duda, ya sabes que puedes escribirme siempre que quieras a hola@lamiuk.com y estaré feliz de poder charlar un rato contigo.

 

Me gusta tu compañía, gracias por leerme.

 

Un beso,

 

Mónica

 

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
POSTS RELACIONADOS

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar Productos