fbpx
Menú
No hay productos en el carrito
ENVÍO GRATUITO A PENÍNSULA EN 24HS
SUSCRÍBETE Y RECIBE UN 10% DE DESCUENTO EN TU PRIMERA COMPRA
MUESTRAS GRATIS CON CADA PEDIDO
Mis 10 esenciales para la playa

MIS 10 ESENCIALES PARA LA PLAYA

¿Cuándo empezamos a ir a la playa como actividad lúdica? ¿Y a bañarnos en el mar, cuándo superamos el respeto que nos provocaba y nos adentramos en él con flamencos o rodajas de pizza inflables? Yo me lo pregunto muchas veces, en qué momento la playa se convirtió en una parte esencial de nuestros veranos y por qué la mayoría la asociamos con recuerdos positivos y momentos felices.Hoy te hablo de mis 10 esenciales para la playa.

 

La playa es uno de los lugares más democráticos que existen. Una especie de microcosmos donde personas muy diferentes comparten un espacio de forma pacífica (la mayoría de las veces) y donde casi tocas con los dedos de los pies la toalla de otra persona a la que no conoces de nada.

 

Vamos a la playa a relajarnos, a bañarnos, a construir castillos de arena, a dar volteretas dentro del agua, a broncearnos o a acabar el libro para el que nunca encontramos tiempo. Pienso que casi nadie va a la playa pensando qué rollo o qué aburrimiento sino todo lo contrario y eso contribuye a crear un sentimiento de buena energía colectiva que se siente.

 

Hasta el siglo XVIII las personas vivían de espaldas a la playa. La proximidad del mar causaba sentimientos de ansiedad por que se asociaba directamente con naufragios y desastres naturales; también se entendía como un lugar peligroso en el que podía haber piratas dispuestos a robar las pertenencias o incluso raptar a los que se acercasen hasta allí.

 

La Revolución Industrial que tomó forma en la segunda mitad del siglo en Inglaterra, fue la responsable de que la percepción empezara a cambiar. Las clases aristocráticas, acostumbradas a quedarse dentro de casa la mayor parte del día, vieron como su salud empezó a decaer cada vez que salían a la calle por no estar acostumbradas a los humos y gases que desprendían las fábricas. Fue entonces cuando los médicos empezaron a recetar baños de sol y de mar para limpiar los pulmones de las sustancias que desprendían las fábricas. Los médicos de entonces se dieron cuenta que las visitas a la playa no sólo aportaban un beneficio físico en casos de tuberculosis e infecciones pulmonares sino que también se notaba una mejora muy notable en casos de depresión, melancolía e “histeria” (al parecer era muy común en esa época).

 

Poco a poco se le fué perdiendo el miedo a la playa como lugar inhóspito lleno de peligros para pasar a considerarla lo que es hoy en día, un sitio de recreo donde desconectar al aire libre y volver a tu rutina diaria con las pilas cargadas. Y es que las playas son mágicas.

 

A continuación te cuento las 10 cosas esenciales que no me pueden faltar en mi bolsa de la playa:

 

//SPF (en sus siglas en inglés Sun Protection Factor) o lo que conocemos como protector solar tanto para el cuerpo como para la cara. No empezaré de nuevo a contarte la importancia de protegerte de los rayos UV por que a estas alturas del año seguro que ya lo has leído/escuchado hasta la saciedad. Elige un producto que se adapte a tus necesidades y tu estilo de vida. Yo prefiero que la crema solar del cuerpo y de la cara sean diferentes por que la piel de ambas también es diferente, pero no pasa absolutamente nada si las usas indistintamente para ambas partes. Yo me quedo con la Broad Protection Face Cream y la Broad Protection Body Cream de Susanne Kaufmann, que hidratan e iluminan la piel a la vez que la protegen y tienen un olor maravilloso.

 

//Sombrero. Me va genial para cuando estoy un poco harta del sol o cuando quiero dormir una siesta y me lo pongo encima de la cara tipo mexicano, aunque este año estoy pensando sustituir mi sombrero de paja por un turbante de Aquis (el jaspeado es mi favorito) para proteger mejor el cabello y que se me seque mucho más rápido cuando salga del agua y no me moje las páginas del libro que estoy leyendo.

 

//Aceite capilar. Y hablando de cabello, existe un producto que aunque es maravilloso todo el año, yo no soy capaz de pasar el verano sin él y es el Hair Oil with Lavender de Christophe Robin. Te aseguro que me salva el pelo todos los años del sol, la salitre, la arena, etc… Me lo aplico antes de salir para la playa o me lo llevo conmigo y lo pongo una vez allí. No sólo protege el cabello del sol gracias a que tiene filtro solar SPF6 sino que también lo hidrata muchísimo y después no tengo que estar cinco horas desenredandolo.

 

 

 

//Gafas de sol. Son un complemento para mí imprescindible no sólo en la playa sino para cualquier cosa que haga fuera de casa en verano. Yo uso lentillas y la claridad siempre me molesta muchísimo y me hace llorar los ojos. Además, aunque no nos demos cuenta siempre forzamos un poco más los ojos cuando los días son muy claros y afecta a la zona del contorno haciendo que se nos marquen mucho más las arrugas y las líneas de expresión de la zona. No te dejes llevar únicamente por el diseño y elige unas gafas de sol que realmente te protejan la vista y tengan el sello de que cumplen con la normativa de la Unión Europea en esta materia.

 

//Labios. Es increíble lo que se me secan los labios en verano; mucho dicen del invierno y del frío pero en verano yo también tengo que andar con cuidado para que la delicadísima piel de los labios no se me torne áspera y rugosa. Un producto que me encanta usar en verano es el Lip Balm Vanilla&Watermelon de Grown Alchemist, un bálsamo de labios superhidratante y que sabe a sandía.

 

//Libro. Si estás en la playa y levantas la mirada por un momento, verás a un montón de gente leyendo libros, periódicos, revistas, haciendo crucigramas o sudokus. Y es que existen pocos placeres más grandes en la vida que meterte de lleno en la historia que te está contando un libro con el calorcito del sol, el ruido del mar de fondo y ese sueño que te entra siempre…

 

//Bebidas. Una de las mejores compras que hice nunca fué una botella termo (sirve tanto para bebidas frías como para calientes) que me llevo a todas partes. En el verano mantiene las bebidas frías hasta un máximo de doce horas y es reutilizable, con lo que reduzco mi gasto personal de envases de plástico de un sólo uso al no tener que comprar botellas todos los días

 

//Spray hidratante. Así como aumento la ingesta de líquidos para mantenerme siempre bien hidratada, lo mismo me gusta hacer con mi piel y rociarme frecuentemente con un spray hidratante que también me refresque y elimine los restos de cloro de la piscina o del salitre del mar. Mi favorito de verano es el Vital Unifier de la marca 100% orgánica danesa Nuori, una bruma finísima y cargada de ácido hialurónico con un envase ideal para llevarte a la playa sin que te caiga ni se te rompa.

 

//Bolsa de residuos. Una de las cosas que a mí personalmente más me preocupa y me entristece es el estado actual de los océanos, las toneladas de basura que acaban todos los veranos en el mar. ¿Quiénes nos creemos los humanos para llegar a un sitio, disfrutar de él todo el día y dejarlo lleno de basura? Seamos responsables, sobre todo de nuestros desechos. Yo siempre incluyo en mi bolsa de playa una bolsa reutilizable que pueda usar para recoger todos los desechos que produzca mientras estoy allí. La mayoría de las playas suelen contar con papeleras o contenedores también. Hagamos un esfuerzo colectivo para dejar la playa justo como a todos nos gusta encontrarla: limpia y con el agua cristalina.

 

//Agradecimiento. Cada verano vuelvo a la playa y al estar tumbada sobre la arena tengo tiempo de reflexionar cómo ha cambiado mi vida desde el último verano. Cada año la vida de todos nosotros suele ser una mezcla de cosas muy buenas y otras no tan buenas pero creo que es muy importante ejercitar el agradecimiento. A ti misma, a tu pareja, a tu familia, a tus amigos, a la vida misma y a la naturaleza, que hace cosas tan increíbles como una playa.

 

Y hablando de playas, la semana que viene no podré escribir este artículo semanal porque estaré en Corfú. Es una de las islas griegas que no conozco y estoy deseando pasar allí unos días de descanso. Si alguien tiene alguna recomendación, la acepto encantada!!

 

¿A dónde te vas tú de vacaciones este año? ¿Cuáles son tus 10 esenciales para el verano? ¿Te gusta la playa? Escríbeme a hola@lamiuk.com y cuéntamelo, por favor!!

 

Si necesitas algún remedio para quemaduras, picaduras o cualquier tipo de consejo cosmético, también estoy aquí para ayudarte así que no lo dudes y escríbeme.

 

Muchas gracias por leerme.

 

¡Nos vemos en dos semanas!

 

Un beso,

 

Mónica

SaveSave

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
POSTS RELACIONADOS

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar Productos