fbpx

MASCARILLA NATURAL PARA LA CARA

Una mascarilla natural para la cara es uno de esos productos extra que puede marcar una verdadera diferencia en el tono, la textura y la jugosidad de nuestra piel. Y decimos extra porque una mascarilla natural para la cara no es un producto que normalmente no te aplicas todos los días sino de una a dos veces por semana dependiendo del tiempo que tengas y del estilo de vida que lleves.

Dependiendo del resultado que quieras conseguir, elige una mascarilla natural para la cara u otra si necesitas un extra de hidratación, de luminosidad o de limpieza y siempre teniendo en cuenta tu tipo de piel. Si no estás segura de cuál te iría mejor, no dudes en ponerte en contacto con nosotros y te recomendaremos la mascarilla natural para la cara que se adapte mejor a ti.

MASCARILLA HIDRATANTE

Una mascarilla hidratante es como una prenda de fondo de armario que debería formar parte de las rutinas de belleza de todo el mundo. Y es que se calcula que hasta el 99% de todos nosotros tenemos la piel deshidratada independientemente de nuestro sexo y edad.

Los culpables de esto suelen ser nuestro ritmo de vida, el estrés, la polución y nuestra alimentación. Muchas personas piensan que no les hace falta usar una mascarilla hidratante porque no tienen la piel seca sino mixta o con tendencia grasa. No tiene nada que ver tener la piel seca con tenerla deshidratada y es cuando una mascarilla hidratante supone un producto imprescindible.

Si te notas la piel tirante en algunas zonas, comúnmente en la de las mejillas, muy enrojecida o con tendencia a la sensibilidad, seguramente quiere decir que tienes la piel deshidratada y te irá muy bien utilizar una mascarilla hidratante regularmente. De la misma forma, si te aplicas tu base de maquillaje por las mañanas temprano y a media mañana te das cuenta de que ya no te queda ni rastro, también es un claro signo de que necesitas incluir una mascarilla hidratante en tu rutina.

MASCARILLA PARA LA PIEL GRASA

No todas las mascarillas están hechas iguales y si tienes la piel grasa o con tendencia grasa, es imprescindible que uses una mascarilla para la piel grasa. Una mascarilla específica para tu tipo de piel hará que veas resultados inmediatos. Encuentra una mascarilla para la piel grasa que te limpie la piel en profundidad, te ayude a reducir el tamaño de los poros y te ayude a reducir la producción de sebo.

MASCARILLA PARA LA PIEL SECA

La piel seca se rompe y se arruga con mucha más facilidad que cualquier otro tipo de piel. Encontrar una mascarilla para la piel seca le devolverá la jugosidad e hidratación perdidas. Una mascarilla para la piel seca funciona como un gran vaso de agua cuando tienes mucha sed. Alivia la sequedad y la tirantez, devuelve el confort y la luminosidad a la piel. Especialmente en los meses más fríos del año, utilizar una mascarilla para la piel seca con regularidad marcará un antes y un después en la textura de tu piel.

MASCARILLA PARA EL ACNÉ

Una de las mascarillas que mejoran notablemente el aspecto de tu piel es una buena mascarilla para el acné. La piel con acné no está ni sucia ni enferma, simplemente está inflamada. Por lo tanto, una mascarilla para el acné ayudará a calmar la inflamación y te dejará la piel limpia y purificada.

Una mascarilla para el acné, además, debería ser no comedogénica y antibacteriana no sólo para evitar que los granos y las marcas de acné se te propaguen aún más sino también para reducir el tamaño y el enrojecimiento de las ya existentes.

Usar una mascarilla para el acné regularmente, de una a dos veces por semana, es una de las mejores cosas que puedes hacer por tu piel. Si no estás segura de cuál sería la más apropiada para ti, pídenos consejo y estaremos encantados de indicarte la mejor mascarilla para el acné y tu tipo de piel.

MASCARILLA CALMANTE

Una mascarilla calmante proporciona, como bien indica su nombre, calma y estabilidad a una piel comprometida. Nuestro estilo de vida actual, el estrés y la mala alimentación hacen que nuestra piel pierda el equilibrio muchas veces y nos envío signos tales como granitos, rojeces o sequedad. Recupera la estabilidad cutánea perdida gracias a una mascarilla calmante que neutralice el ph natural de la piel y haga que se pueda defender por sí misma de las agresiones externas.

MASCARILLA LIMPIADORA

Una mascarilla limpiadora llega a dónde nuestra rutina de limpieza facial diaria no puede llegar. Y es que aunque seamos muy diligentes a la hora de limpiarnos la cara, hay un tipo de suciedad que se nos acaba incrustando en los poros y hace que nuestra piel pierda firmeza y luminosidad. Al igual que de vez en cuando realizamos una limpieza a fondo en nuestra casa, también es muy positivo utilizar una mascarilla limpiadora para devolverle el resplandor a nuestro rostro.

MASCARILLA PURIFICANTE

Una mascarilla purificante está especialmente indicada para limpiar en profundidad los poros y purificar la superficie de nuestra piel. Si tienes la sensación de que tu piel produce demasiada grasa o que se te forman puntos negros y acumula la suciedad con facilidad, usar una mascarilla purificante te ayudará a regularlo.

La diferencia entre una mascarilla limpiadora y una mascarilla purificante es la intensidad con la que limpian y desincrustan. La mascarilla limpiadora limpia en general toda la superficie de la cara mientras que la mascarilla purificante está más pensada para las personas con poros abiertos y que desean no sólo limpiar sino también purificar la superficie de la piel para un resultado luminoso.

MASCARILLA DE HIDROGEL

La mascarilla de hidrogel es perfecta para todas aquellas personas a las que le da pereza usar una mascarilla convencional. No necesita extenderse, ni enjuagarse, una mascarilla de hidrogel viene ya preparada y lista para usar en el momento de sacarla de su envase. Una mascarilla de hidrogel es perfecta para regalarse un momento de tranquilidad mientras dejamos que actúe.