fbpx
Menú
No hay productos en el carrito
ENVÍO GRATUITO A PENÍNSULA EN 24HS
SUSCRÍBETE Y RECIBE UN 10% DE DESCUENTO EN TU PRIMERA COMPRA
MUESTRAS GRATIS CON CADA PEDIDO
VERDADES Y MENTIRAS ACERCA DE LAS CREMAS DE OJOS

VERDADES Y MENTIRAS ACERCA DE LAS CREMAS DE OJOS

¡Hola guapa!

 

Estarás de acuerdo conmigo en que desde que el mundo es mundo, se divide entre personas con opiniones diferentes: las que prefieren la tortilla de patatas con o sin cebolla, las que piden una coca-cola con o sin rodaja de limón y las que usan crema de ojos regularmente o las que creen que no sirve para nada.

 

Vaya por delante que la mejor tortilla del mundo es la que hace mi madre (y siempre con cebolla) y yo soy de las que uso crema para el contorno de ojos religiosamente.

 

En el post de hoy exploramos algunas de las afirmaciones que leemos más a menudo acerca de uno de los productos menos entendidos en cosmética para que la próxima vez que te plantees si vale la pena comprarse un nuevo contorno de ojos, lo tengas en cuenta.

 

// Puedes usar la misma crema para la cara y los ojos.

Verdadero y falso. La piel del contorno de los ojos es hasta cien veces más fina que la del resto de la cara y es por eso que es una de las primeras en arrugarse, simplemente porque al ser mucho más delgada contiene muchas menos fibras elásticas y se rompe antes. Dependiendo de las necesidades de nuestra piel, a veces las cremas faciales que usamos contienen ingredientes demasiado ricos o son de textura muy densa, por lo que si decidimos aplicarla también a la piel del contorno, lo más probable es que la finísima piel que rodea a los ojos no la consiga asimilar. Es un proceso parecido a cuando tienes muchísima sed y comienzas a beber muchísima cantidad de agua a borbotones, seguramente mucha más cantidad de la que puedas tragar, con lo que te acabarás atragantando porque no das a basto. Pues con ciertas cremas faciales aplicadas al contorno de los ojos pasa algo parecido y su textura o composición son tan densas que acaban “atragantando” a la piel del contorno. Sin embargo, existen excepciones como la crema Claudius nº1, que está pensada para hacer las veces de serum, crema hidratante y crema de ojos al mismo tiempo gracias a que tiene una textura muy rica pero muy ligera al mismo tiempo.

 

 

// Las cremas de ojos eliminan las ojeras.

Falso. Si tus ojeras te desesperan, si has probado todos los tratamientos bajo las estrellas y siguen estando ahí, probablemente tengan un origen genético. Fíjate en miembros de tu familia como padres, tíos o abuelos y si ves que alguno tiene las ojeras marcadas, seguramente es una de esas herencias familiares poco bienvenidas. No existe crema en el mercado que te vaya a eliminar las ojeras, así como no existe tampoco una que consiga eliminar la celulitis pero existen cremas que ayudan, y mucho, a mejorar su apariencia considerablemente pero nunca a eliminarlas por completo. Si tu intención es hacer las ojeras un poco menos visibles, elige una crema que contenga ingredientes como la cafeína o la centella asiática como Age Repair Eye Cream de la marca australiana Grown Alchemist o Bright+Light de Antonia Burrell, ambas en consistencia gel que se absorben enseguida y proporcionan una agradable sensación de frescor.

 

 

// Beber agua y reducir la cantidad de sal ayuda.

Verdadero. En el último artículo hablábamos de que beber agua no te ayudará especialmente a mantener la piel hidratada pero sí que te ayudará muchísimo a reducir la apariencia de las ojeras y las bolsas si las tienes. La razón es que el contorno de los ojos está poblado de muchísimas venitas que irrigan sangre para el correcto funcionamiento de los propios ojos y cualquier cosa que pueda ayudar a que la sangre fluya mejor, se notará. El agua hace que la consistencia de la sangre sea menos densa y discurre más rápido por las venas mientras que la sal tiene el efecto contrario. Es por eso que cuando te comes un paquete de patatas fritas grande casi sin respirar (como yo) o sales un día con amigos y sustituyes el agua de la cena por una (o tres) copas de vino, al día siguiente te levantas pensando que tienes pelotas de pin-pon en vez de ojos.

 

 

//Cuanto más densa sea la crema, mejor funciona.

Falso. Uy, pero ¿qué son esas arrugas y de dónde han salido? Estoy segura que a más de una nos ha pasado lo de mirarnos al espejo una mañana y descubrir unas arrugas alrededor de los ojos que no teníamos la noche anterior. Para colmo, reciben el poco elegante nombre de “patas de gallo”, como si los pobres tuvieran que pagar los platos rotos de nuestras inseguridades. El caso es que nos lanzamos a comprar la crema más densa que encontramos, la más rica en textura, la que se asemeja más a un ungüento de los que usaban nuestras abuelas para las heridas porque tenemos la creencia de que así nos hará más efecto y las arrugas quedarán enterradas en el manto de crema. Estaría bien que el método funcionase pero me temo que nada más lejos de la realidad. Cada piel es diferente pero tal y como comentábamos en el primer punto de esta lista, las cremas con una textura demasiado rica para tu tipo de piel acabarán agobiando a la finísima piel que rodea a los ojos y no conseguirá penetrar en la epidermis, por lo que no te hará ningún efecto a nivel hidratación. Lo mismo sucede cuando utilizas demasiada cantidad, aunque sea una crema poco densa; es algo totalmente innecesario, puede causar irritación y es tirar el dinero de forma absurda. Si te notas la piel del contorno deshidratada o con líneas de expresión, opta mejor por una crema de textura ligera pero super-hidratante como la Vital Eye Cream de la marca danesa Nuori a base de ácido hialurónico de origen vegetal.

 

 

// Lo que funcionan son los ingredientes, no la crema.

Verdadero. Es una falacia afirmar de forma categórica “esta crema de ojos funciona” básicamente porque lo que realmente funciona son los ingredientes que contiene pero no la crema en sí. Diferentes ingredientes que están pensados para diferentes preocupaciones y, muchas veces, distintos tipos específicos de piel. Lo que sí es cierto es que existen cremas de ojos que contienen algunos ingredientes que deberíamos evitar a toda costa tales como el aceite mineral (también conocido como parafina, paraffinum liquidum o mineral oil), si no quieres acabar con los ojos hinchados como pelotas; fragancia entre los primeros ingredientes, al ser altamente irritante; bismuth oxychloride, un ingrediente que se encuentra muy frecuentemente en cremas para el contorno de los ojos y es el causante de la mayoría de reacciones alérgicas en la zona (si usas una crema o incluso una sombra de ojos y acabas con los párpados enrojecidos y con picor, mira si el producto en cuestión contiene este ingrediente). Si te preocupan las arrugas del contorno y la falta de firmeza, opta mejor por un producto que contenga un derivado de la vitamina A como el Super Eye Serum de la marca Verso, un ingrediente no orgánico pero con propiedades sobradamente conocidas para combatir eficazmente los signos del paso del tiempo.

 

 

En cualquier caso, yo te animo siempre a pensar que tanto ojeras como bolsas o patas de gallo pueden resultar un poco molestas pero tampoco son el fin del mundo. Probablemente son un signo de que has vivido mucho, has mirado muchas cosas bonitas en la vida y te has reído también mucho. Eso, al fin y al cabo, es lo que más cuenta y no la arruga de más o de menos que puedas tener en la zona del contorno.

 

Si quieres compartir algo, si necesitas ayuda o asesoramiento, o te apetece charlar de cualquier otro tema cosmético, no te lo pienses y escríbeme a hola@lamiuk.com

 

Me gusta tu compañía, gracias por leerme.

 

Un beso,

 

Mónica

 

 

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
POSTS RELACIONADOS

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar Productos